Experto en Ingeniería Ambiental, Dr. Luis Díaz Robles: La problemática de Quinteros, Puchuncaví y Concón.
10 septiembre 2018

Quintero, Puchuncaví y Concón. Comunas costeras y destino vacacional de muchas personas, donde el mar es testigo silente de una realidad que explotó hace pocos días y que es consecuencia del pertenecer a una zona industrial estratégica y comercial que permite generar mano de obra y crecimiento para la región, sin embargo, carga consigo la mochila de la contaminación.

El evento que ha ocurrido tiene una serie de consecuencias para el ecosistema y las personas. Pero otra a considerar es aquella que señala la decisión de fortalecer la legislación ambiental. Hoy existe una que mide emisiones de contaminantes atmosféricos criterio, que son aquellos que a nivel nacional e internacional es sabido que generan efectos en la salud y tienen normas de calidad del aire asociadas, pero existe otro tipo de contaminantes que en este momento no están afectos a ninguna normativa y cuya ausencia de control ha llegado a causar la situación conocida en Quintero.

Hubo un momento  en que las concentraciones de plomo en la gasolina  llegaron a un punto complejo. Se exigió a las empresas eliminarlo del combustible y hoy sus niveles de concentración son bajísimos. Ese es un ejemplo de que la normativa ayuda a las empresas y a la comunidad a tener un mejor aire de calidad. La postura es que este sector industrial en cuestión, debe contar con una normativa primaria o secundaria de calidad del aire y normas de emisiones sobre otras sustancias dañinas para el ecosistema, como algunos compuestos orgánicos volátiles (COVs) específicos, tales como aromáticos policíclicos, benceno, formaldehído y otras sustancias tóxicas para la salud humana y el medio ambiente (hoy, en países europeos, si existen normas de calidad del aire de este tipo de compuestos y son muy estrictas). Legislar y medir estos compuestos en este tipo de zonas daría extraordinarios resultados, y permitiría a todos actuar como agentes preventivos y no reaccionarios. El benceno puede  producir leucemia y debería tener una normativa primaria de calidad del aire, junto con el benzo[a]pireno, el mercurio y otros más. Perú ya está discutiendo el legislar específicamente sobre el benceno, mientras que Chile aún no ha puesto el tema sobre la mesa. Debemos avanzar como país miembro de la OECD en materias medio ambientales.

Desde la Academia, estamos cumpliendo con nuestro rol de entregar profesionales formados y expertos sobre las materias de contaminación atmosférica, como parte de la responsabilidad profesional. En Ingeniería Química de la Universidad de Santiago, los estudiantes egresan preparados para mirar de la reja o cerca  de la industria hacia afuera y cuidar el entorno, la comunidad, como parte de su responsabilidad social para ser parte en el constante esfuerzo de reducir contaminantes sólidos, líquidos y gases.

Mientras no contemos con un eficiente plan de descontaminación atmosférica que visualice legislación específica y secundaria de estas sustancias, así como estrategias preventivas y de mitigación, futuros episodios de contaminación podrían seguir ocurriendo, y no solamente en Quintero-Puchuncaví-Concón.  En efecto, en Chile hay varias otras zonas complejas desde el punto de vista ambiental, tales como Huasco, Tocopilla, Tiltil, Talcahuano, Coronel, etc.

El evento crítico de los últimos días mueve a la reflexión sobre la necesidad de una red de monitoreo permanente y un sistema de pronóstico que permita adelantarse con 48 y 72 horas a episodios de contaminación atmosférica, de tal forma que las propias empresas podrían tomar medidas en forma anticipada para evitar o reducir dichos eventos.

 

Más videos