Programa Economía del Hidrógeno se abre paso en la Universidad de Santiago
10 agosto 2017

La iniciativa que está liderada por el Dr. Ricardo Vega y que cuenta con el trabajo de académicos de diferentes especialidades, sigue avanzando con diferentes proyectos para potenciar este elemento, tanto en su aspecto económico, como también social y de transferencia tecnológica.

 

En Chile, el costo de la energía y la contaminación atmosférica, junto con el cambio climático, se han convertido en importantes desafíos para el desarrollo y uso de recursos naturales, que permitan acelerar la economía basada en fuentes de energía alternativas; tales como la solar, eólica, hidroeléctrica y otras fuentes renovables. En este aspecto, organizaciones de todo el mundo están intentando ayudar financieramente para la construcción de plantas de energías renovables, impulsando a las empresas a apostar por fuentes de energía alternativas y por un crecimiento sostenible, ampliando sus inversiones y creciendo económicamente con bajas emisiones de dióxido de carbono.

La implementación de la tecnología del hidrógeno puede producir impactos relevantes para la sociedad, tanto en la economía, como también en el medioambiente, salud y calidad de vida. Bajo esta línea, la creación del Programa Economía del Hidrógeno de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, se ha constituido como una plataforma institucional que facilite la conjunción de la investigación básica y aplicada, así como la integración y el enfoque de las diferentes disciplinas en la problemática energética desde la perspectiva de la economía del hidrógeno.

Bajo esta consigna, un equipo compuesto por 16 investigadores de la Facultad de Ingeniería, pertenecientes a los Departamentos de Ingeniería Geográfica; Ingeniería Eléctrica; Ingeniería Metalúrgica e Ingeniería Química, junto a otros de las Facultades de Ciencias y de Química y Biología, han dado forma a este Programa con variadas actividades e investigaciones.

De acuerdo a lo indicado por el Dr. Ricardo Vega, “la idea surge en el año 2015, con el apoyo del ex seremi de Energía de la Región Metropolitana, José Miguel Arriaza, quien habría sido contactado por el Vicedecanato de Vinculación con el Medio de la Facultad de Ingeniería, manifestando un profundo interés en que la Universidad de Santiago tomara el desafío del hidrógeno  que hasta ese momento nadie estaba abordando” sostiene.

Bajo esta línea, se empezaron a incorporar investigadores interesados en el estudio de este tema, destacando entre éstos, el Dr. José Zagal, de la Facultad de Química y Biología, reconocido a nivel mundial por sus trabajos en el área de electroquímica. Es así, que el Programa de Economía del Hidrógeno, finalmente se oficializa en noviembre del 2016, con el objetivo de generar, mantener y fortalecer en la Universidad de Santiago, una capacidad tecnológica habilitante relativa a la economía del hidrógeno, que se constituya en un vector comercial de energía.

Hoy en día, el equipo del Programa se encuentra realizando trabajos de diagnóstico y estudios sobre la generación y potencialidades que tiene el uso del hidrógeno.

Entre los hitos que el Programa ha desarrollado, se menciona la firma de un convenio con la Universidad de Esslingen en Alemania, efectuado a fines del 2015, con una duración de cinco años. El acuerdo estipularía que ambas instituciones potencien el desarrollo de actividades colaborativas en el desarrollo de un centro de competencias del hidrógeno.

Asimismo, el Programa actualmente se encuentra participando en una convocatoria realizada por CORFO para desarrollar tecnología dual de hidrógeno y diesel para camiones de la gran minería, cada uno de los cuales gasta más de tres mil litros diarios de diesel. Los resultados de dicha convocatoria estarían publicados el próximo mes, según señala el Dr. Vega

Entre las ventajas comparativas del hidrógeno, el director del Programa menciona que “los motores de combustión cuando utilizan hidrógeno como combustible, expelen vapor de agua, a diferencia del diesel, que genera grandes cantidades de CO2, afectando con ello al cambio climático y al calentamiento global”.

Finalmente,  el profesor Vega afirma que “el trabajo ha sido bastante movido, pero muy gratificante, ha contado con el aporte de un gran grupo de personas, gente muy interesante y trabajadora. Ha sido un gusto estar al frente de esta gran  iniciativa” puntualiza.

Más videos