Académica del Departamento de Ingeniería en Minas avanza en línea de investigación sobre el tratamiento de minerales sulfurados
10 abril 2017

La ingeniero Civil Metalúrgico de la Universidad de Concepción y PhD en Ciencias Minerales de la Universidad de Murdoch en Australia, Lilian Velásquez, narra su trabajo respecto al uso de nuevas fuentes hídricas en la industria minera  y su positivo impacto sobre el ambiente.

 

 

Con una vasta experiencia, la académica del Departamento de Ingeniería en Minas, Dra. Lilian Velásquez, plantea una nueva visión sobre cómo tratar los minerales sulfurados de cobre utilizando procesos hidrometalúrgicos.

En su trayectoria, la investigadora oriunda de la ciudad de Concepción, también se desempeñó como académica y Directora del Departamento de Ingeniería Metalúrgica y Minas de la Universidad Católica del Norte, con alrededor de siete años de experiencia en la Universidad de Murdoch en Australia, primero realizando su PhD y luego como postdoctorada .

La académica fue premiada por su proyecto ” Lixiviación de minerales sulfurados de cobre en medios clorurados” obteniendo la distinción máxima en el concurso ” Investigación o Creación Artística Relevante de la Universidad Católica del Norte, año 2015″.

Este año, la investigadora realizó una importante pasantía en la Universidad de Freiberg en Alemania; instancia donde profundizó su investigación en  el tratamiento de minerales sulfurados.

 

¿En qué consiste principalmente su área de trabajo?

Los temas que sigo desarrollando hasta ahora son de investigación aplicada en el área hidrometalúrgica, la cual tiene varias ramas. Lo que trato de hacer, es disolver  minerales sulfurados de cobre en condiciones ambientales. La idea no es trabajar a altas temperaturas, sino más bien, a temperaturas moderadas, no más de 100 °C. Una explicación bien básica de mi investigación, es disolver metales de interés contenidos en minerales y dejarlos en una solución acuosa que puede ser ácida o alcalina, la cual posteriormente es purificada y concentrada, para luego mediante la electroobtención, obtener como producto los cátodos de cobre.

 

¿De qué modo la hidrometalurgia ayuda al tratamiento de los minerales sulfurados ?

Por mucho tiempo los minerales sulfurados de cobre en nuestro país fueron tratados exclusivamente por flotación, obteniendo un concentrado de cobre donde la gran parte era exportado y una pequeña cantidad tratada en fundiciones, esto se mantiene hasta ahora. El problema es que dependiendo de las características de la mena, algunos minerales sulfurados no pueden ser flotados y posteriormente fundidos, principalmente por su baja ley y cantidades de contaminantes, como el arsénico. La hidrometalurgia, se presenta entonces, como una alternativa de procesamiento de estos minerales y/o concentrados aumentando el procesamiento de éstos y evitando emisiones contaminantes. La barrera que hay que enfrentar es la cinética lenta de estos minerales  y es exactamente en lo que estamos investigando.

 

En ese sentido ¿Cuál es la fuente que está utilizando en su investigación?

En mi investigación utilizo medios clorurados para enfrentar la lenta cinética de disolución de los minerales sulfurados de cobre y la escasez hídrica. Existen diversas fuentes donde podemos obtener estos medios clorurados, por ejemplo, el agua de mar, salares, sales de descartes de los procesos de KCl, NaCl o Litio. Cuando llegué a Chile, en el año 2010, me invitaron a una conferencia y hablé sobre el uso del agua de mar, sin embargo, en ese entonces, personas importantes de la minería me dijeron que eso no era viable o posible en nuestro país, pero ahora afortunadamente, en el 2017, esa mentalidad está cambiando. Es responsabilidad de cada empresa minera buscar otras fuentes hídricas para sus procesos y así enfrentar la escasez del recurso y dejar el agua fresca para el consumo humano. Hoy en día, podemos ver que hay empresas utilizando agua de mar en sus procesos, algunas de ellas son: Michilla,  Minera Centinela, Sierra Gorda, Minera Escondida con su planta desaladora.

 

¿Además del uso del agua de mar, existen otras alternativas para mejorar la cinética de los minerales sulfurados?

Como mencioné anteriormente, también podemos obtener cloruros de las sales de descarte que están siendo acumuladas, las salmueras que son tiradas al mar después del proceso de desalinización de agua. En este sentido, casi el 80% de agua que consumen los antofagastinos proviene de agua desalinizada.

El uso de bacterias en la hidrometalurgia, ha sido utilizada también para el tratamientos de los minerales sulfurados, pero creo que todavía hace falta más investigación para aumentar la extracción de los metales.

Otra alternativa, sería atrevernos a tratar concentrados de cobre por procesos hidrometalúrgicos, al respecto, tengo muy buenos resultados a escala de laboratorio. Por último, creo que se debiese también pensar en la posibilidad de investigar más en reactores autoclaves.

 

 

De acuerdo a lo estudiado en su pasantía en Alemania ¿Qué aspectos rescata en beneficio de su investigación y para la comunidad universitaria?

El principal objetivo de mi pasantía en la Universidad de Freiberg, fue seguir investigando y ganar más conocimiento, para luego entregárselo a mis estudiantes. Creo que esa es la obligación de todo académico, no podemos quedarnos con lo que sabemos. Qué mejor que involucrar a nuestros estudiantes en nuestras investigaciones; ellos aprenden haciendo y crean conciencia sobre nuestro rol en el mundo minero, donde también podemos trabajar de forma limpia, cuidando el ambiente.

Mi pasantía comenzó el 31 de diciembre del año pasado hasta el 20 de febrero de este año. Elegí esa fecha para no perjudicar a mis estudiantes con las clases. Esta oportunidad, me permitió compartir mis investigaciones con los profesores: Michael Schoelmann y Giro Frish. Con el académico Schoelmann trabajamos en biolixiviación, utilizando bacterias resistentes a concentraciones bajas de iones cloruros, y con el profesor Frish, trabajamos en la electroquímica de la disolución de minerales sulfurados de cobre en medios clorurados. Actualmente, dos estudiantes de doctorado de la Universidad de Freiberg  continúan con los experimentos que dejé y estamos en constante comunicación para ver los avances.

Otro aspecto positivo de mi visita, fue que pudimos emerger varias oportunidades de colaboración entre ambas universidades, destacando la posibilidad  de que nuestros estudiantes de Ingeniería en Minas puedan realizar sus memorias en Freiberg, ser parte de unos de sus partner en el programa de magíster internacional con triple grado, donde uno de los grados sería otorgado por la USACH, ser parte del magíster con doble grado en Geobiotecnología y por supuesto realizar investigación colaborativa en diversas áreas.

 

Finalmente ¿Cómo ve usted el trabajo colaborativo entre las universidades y la empresa?

Creo que la formación de nuestros profesionales  no es solo responsabilidad de las universidades, las empresas tienen mucho que decir. Debería existir una colaboración mucho más estrecha, primero entre universidades y empresas. Como nos podemos dar cuenta, la tecnología avanza a pasos agigantados, y por lo tanto, no podemos seguir enseñando de la misma forma que hace 10 o 5 años atrás, debemos asociarnos, revisitar los currículums en conjunto con las empresas. Quizás el profesional que las empresas necesitan, ya no es el mismo que necesitaban años atrás. Deberíamos tener programas en conjuntos con otras universidades, aprovechando de esta forma, las capacidades de cada una de las universidades.

Creo que la colaboración hace grande a la academia en todos sus aspectos, tanto docente como investigativo, y es nuestro deber integrar en todo a nuestros estudiantes, quienes a futuro transmitirán los conocimientos adquiridos a las nuevas generaciones.

 

 

 

Más videos